Select Page

Acostumbrados a ser considerados por Washington como democracias de segunda o, peor, como meras repúblicas bananeras, algunos países latinoamericanos se frotan los ojos ante las imágenes del asalto